El nuevo Fifty Fathoms Tourbillon 8 Jours, de Blancpain

El nuevo Fifty Fathoms Tourbillon 8 Jours, de Blancpain, integra un tourbillon volante que gira en la abertura de un dial azul depurado.

Blancpain

Tras varias temporadas estelarizadas por reediciones recientes de referencias históricas del Fifty Fathoms, Blancpain, la maison del Valle de Joux (Le Sentier, para ser precisos) retoma una de sus estrellas de pasado reciente y la pone al día con riqueza técnica y estética con el nuevo Fifty-Fathoms Tourbillon 8 Jours.

Sin ser una secuela directa, el nuevo Tourbillon 8 Jours retoma los pasos del Fifty Fathoms con tourbillon que Blancpain presentó en 2007. Lo curioso es que una ejecución así es casi una sorpresa, toda vez que los relojes de buceo no son la primera opción para añadir complicaciones.

Blancpain

La especialización de los relojes de buceo —y la teoría y técnica detrás de ellos— exige que su estética se mantenga impoluta, liberada de excesos visuales o funciones que impidan la correcta y segura lectura de los tiempos de inmersión. Las más estrictas normas técnicas oficiales que definen al reloj de buceo, como la ISO 6425 o la DIN 8306, desde luego que consideran como superfluo todo lo que no se ciña a sus definiciones rigurosas. Pero la mayoría de los relojes de buceo no son tan extremos y se dan margen de maniobra para preservar su utilidad y atractivo sin menoscabo de la seguridad. No obstante, encontrar funciones adicionales que aumenten la curiosidad y exclusividad de este vertiente es inusual, tanto entre buceadores de escritorio como entre los que en verdad se aventuran a lugares desde la Ben’s Cave (Bahamas) hasta el Cenote Angelita (Yucatán, México). Por eso, lo “más complicado” que solemos ver en relojes como el Fifty Fathoms, Seamaster o Aquatimer son cronógrafos o fechadores grandes. No obstante lo anterior, ante los requerimientos técnicas de un “diver”, un tourbillon puede tener cabida y además añade un aura de sofisticación y lujo que no lucen mal en la apariencia deportiva de un Fifty-Fathoms.

Blancpain

Más noticias en nuestro Twitter

Síguenos en: @RevolutionMXL

Aquí podemos hacer un breve resumen de su historia: el diver de Blancpain se expresó inicialmente en 1953 con el lanzamiento de uno de los primeros relojes de buceo modernos. Aquel primer FF fue creado por Jean-Jacques Fiechter, entonces co-director general de Blancpain y pionero del buceo, con la retroalimentación que le dieron “Bob” Maloubier y  Claude Riffaud, quienes en 1952 fueron encargados por el Ministerio de Defensa francés de crear una unidad de élite de “Buzos de Combate”. Desde su aparición, el Fifty Fathoms representó un punto de inflexión en la industria relojera al establecer el estándar técnico para los relojes de buceo.

Volvamos al nuevo y lujoso buceador de Blancpain. Las dos nuevas versiones del Fifty Fathoms Tourbillon 8 Jours visten carátulas en terminado soléil. El tourbillon, denominado “volante” porque no tiene puente superior para sostener su jaula, “flota” en su gran abertura a las 12 horas. La complejidad técnica y dinamismo del dispositivo de regulación contrasta con el estilo utilitario conformado por los índices, las manecillas y el bisel. Este último sigue siendo un elemento clave del reloj, con su borde dentado que proporciona un mayor agarre, su giro unidireccional y su inserto de zafiro ligeramente abombado.  

Blancpain

La caja de 45 mm del Fifty Fathoms Tourbillon 8 Jours está disponible en dos materiales: titanio de grado 23 y oro rojo, ambos en acabado satinado. El titanio destaca por su ligereza, que garantiza una excelente comodidad de uso, así como por su resistencia a los golpes, la presión y la corrosión. El oro rojo ofrece un acabado más acorde con el lujoso torbellino y otros grandes relojes de la casa. Resistente al agua hasta 300 metros, el Fifty Fathoms Tourbillon 8 Jours alberga el Calibre 25C de cuerda automática, un movimiento acabado en Côtes de Genève y perlage. Su masa oscilante de oro está satinada y calada para ofrecer una visión lo más abierta posible del movimiento. En lo general, el 25C es una puesta al día modernizada del calibre 25A que empleaba el FF Tourbillon de 2007. En ambos casos, la frecuencia es de 21,600 alternancias por hora (3 hercios) y la enorme autonomía es de 192 horas (8 días).

El Fifty Fathoms Tourbillon 8 Jours de titanio está disponible con una correa azul tipo NATO o de lona, así como con un brazalete de titanio; el reloj de oro rojo viene con una correa azul tipo NATO o de lona. En ambos modelos, la correa de lona puede combinarse con una hebilla o un cierre desplegable, según se desee.

Blancpain

Más del Fifty Fathoms, de Blancpain, en

Blancpain rinde un homenaje al Fifty Fathoms “No Rad”