Grand Seiko: Un ejemplo perfecto de la creciente importancia de la relojería japonesa

Con una rica herencia que abarca más de 60 años, Grand Seiko se ha convertido en sinónimo de precisión, calidad y belleza atemporal.

Durante más de seis décadas, Grand Seiko ha establecido el estándar de precisión, calidad y belleza atemporal en la relojería. La meticulosa atención al detalle, la integración de diseños inspirados en la naturaleza y las innovadoras estrategias de comunicación caracterizan a la relojería japonesa, convirtiéndola en una fuerza venerada e influyente en la industria de los relojes de lujo.

Desde que amplió su presencia global en 2010, Grand Seiko ha experimentado un silencioso auge haciendo que sus excepcionales relojes estén disponibles para entusiastas de todo el mundo. Y cuando sí captó la atención, su dedicación a la creación de relojes trascendía la mera medición del tiempo, especialmente cuando lanzó la “bestia mecánica” en el Kodo Constant-Force Tourbillon o el Tentagraph, o incluso en el simple par de relojes de cuerda manual que, nos atrevemos a decir, están hechos sin errores.

Kodo Constant-Force Tourbillon SLGT005.
Tentagraph Ref. SLGC001.

Es asombroso (en el buen sentido, por supuesto) presenciar cómo cada aspecto de un reloj, desde su movimiento hasta su diseño, está cuidadosamente elaborado a la perfección, reflejando la mentalidad de precisión de los artesanos japoneses. ¿Cómo lo hacen?

La evolución de la relojería japonesa

La relojería japonesa tiene su origen a finales del siglo XIX, cuando Japón comenzó a adoptar prácticas y tecnologías industriales occidentales. Las primeras empresas relojeras de Japón se establecieron a principios del siglo XX, centrándose inicialmente en la producción de relojes de bolsillo y relojes simples para el consumo interno.

La corporación Seiko fue una de esas empresas, cuyos inicios en 1881 se remontan a la apertura de una tienda de relojes y relojes por parte del empresario japonés Kintaro Hattori en Tokio. A lo largo de las décadas, Seiko se ha convertido en sinónimo de precisión, calidad y avance tecnológico.

Luego, en 1960, la compañía comenzó a ofrecer relojes mecánicos de alta gama bajo la marca Grand Seiko. Sus primeros años sentaron las bases de su reputación como líder en la relojería de lujo japonesa, reconocida por su artesanía y atención al detalle.

En el siglo XXI, la relojería japonesa se caracteriza por una combinación de artesanía tradicional y tecnología de vanguardia, lo que hace que los relojes japoneses sean muy codiciados por coleccionistas y entusiastas de todo el mundo. Un ejemplo perfecto es Grand Seiko, cuyos 60 años de historia se han convertido en sinónimo de precisión, calidad y belleza atemporal.

La dedicación de la marca a la excelencia se evidencia en sus movimientos avanzados como el Hi-Beat y el 9S Mechanical, que muestran la experiencia de Japón en la ingeniería relojera. La filosofía de Grand Seiko, “La naturaleza del tiempo”, refleja no solo la destreza técnica sino también los valores espirituales y culturales, encarnando la esencia de la estética y la artesanía japonesa.

Esta excelencia de la habilidad y la experiencia japonesas se materializó en la fascinante exposición “Vivo en el tiempo a través de los cinco sentidos” organizada por Grand Seiko Asia Pacific a principios de este año. Originalmente celebrada en Tokio, Japón, el pasado septiembre, este evento privado de cuatro días exhibió no solo relojes, sino también el arte de la relojería, la cultura japonesa y la herencia, creando una experiencia que resonó en los cinco sentidos.

El tema de la exposición, “Vivo en el tiempo”, simboliza el dinamismo y el compromiso con la innovación de Grand Seiko. Comenzando con el área de la Vista, los invitados conocieron los movimientos fundamentales de Grand Seiko, incluidos el 9S Mechanical, el 9R Spring Drive y el 9F Quartz, que cobraron vida a través de demostraciones magistrales con un meticuloso ensamblaje por parte de maestros relojeros.

El maestro relojero Sr. Ikukiyo Komatsu (izquierda) y el maestro relojero Sr. Satoshi Hiraga (derecha).
El Sr. Komatsu completando el ensamblaje del Calibre 9RA2, un movimiento Spring Drive de 5 días.

Luego, el área del Sonido presentó el aclamado Kodo Constant-Force Tourbillon, ofreciendo un viaje auditivo al ritmo del corazón del reloj, seguido por el área del Tacto, donde uno podía sumergirse en la experiencia táctil de los relojes Grand Seiko. Finalmente, el área del Gusto y el Olfato concluía la exposición con una experiencia culinaria seleccionada que representaba el paso del tiempo y las transiciones estacionales.

Kodo Constant-force Tourbillon, en la exposición.
El área interactiva.
Grand Seiko Autumn ‘Flow of Seasons’ Mechanical.
Modelos SLGH005 and SLGA009.
Modelos 62GS con esferas texturizadas en rosa, azul y verde.

En este sentido, el Chef Aeron de Kappou colaboró para crear un menú que reflejaba el paso del invierno a la primavera, alineándose con el tema de Grand Seiko de vivir en el tiempo.

Reflexionando sobre el éxito del evento, la Sra. Ida Idris-Low, Directora General de Grand Seiko Asia Pacific, destacó la importancia de la exposición como un hito para la marca en la región. “Traer ‘Vivo en el tiempo a través de los cinco sentidos’ a esta parte del mundo no solo subraya nuestro compromiso con nuestros entusiastas y clientes aquí, sino que también estamos encantados de haber brindado una experiencia inmersiva que celebra la intrincada belleza de nuestros relojes y se conecta íntimamente con los cinco sentidos de cada individuo, invitándolos a vivir en el tiempo con nosotros”, dijo en un comunicado.